Un viaje donde surgieron multitud de imprevistos.
Salimos de Alicante la madrugada de un viernes a sábado, cuatro de tripulación,
Adelfa, a la que no veía desde hacía años, estaba como siempre, la alegría de la huerta,
blanca y ramón, la pareja en eterna discusión,
y yo tan chula, no me tomé la biodramina C de rigor,
al amanecer…. fue subir a cubierta y vomitar por todos los rincones, creí que jamás me gustaría de nuevo navegar, buffff, fatal,
en cuanto vimos Ibiza a unas millas en el horizonte se me pasó todo de golpe.
Ya no me acuerdo de los nombres de las calas, pero recorrimos en unos días la parte sureste de Ibiza y Formentera,
el quinto tripulante llegó el domingo, italiano peculiar, le recogimos en San Antonio,
a partir de ahí, la paz simulada se trastocó un poco, no era oro todo lo que relucía, aún así, días divertidos de calma y nervios a la vez por cada ocasión que era única,
en Espalmador los barros…. y por la noche con luna llena recorriendo de barco en barco con una lancha a remos, que brazos se me pusieron….fiesta allí, zumito y fumeteo de relax allá, cada loco con su tema, y la magia por todas partes, que tendrá ese rincón del mundo que yo me quedaría en el eternamente….
cala Saona, el turquesa es ese y sólo ese, un extremeño simpatiquísimo con dos chicas espectaculares nos ofrecían un mojito de bienvenida….
El puerto de Formentera, debí bajarme y recorrer en moto la isla, pero como ya lo hice hace años, me tiraba más seguir navegando, y al volver a recoger a los q si bajaron, pude llevar el barco yo sóla, pocas millas a seis nudos, para mi suficiente, que feliz!!
Illetes, que barcos, que amanecer a las seis y media, era de cine!!
Aletas y gafas, bucear en cualquier momento, que gozada!!
sólo bajé a tierra en santa eulalia, y en algún que otro chiringuito perdido en las calas….
la vuelta a Alicante fue mucho más tranquila que la ida hacia Baleares,
y se terminó todo pronto, demasiado pronto!!
Las fotos aquí:

Anuncios