Primera tanda de tripulantes del PEU, salimos el martes tempranito desde El Campello hasta Denia, Ramón, Marian, Wen y yo, buena travesía excepto para mí que me mareé y vomité como últimamente siempre me pasa el primer y/o segundo día q navego con algo de mar.
Allí, en Denia, se unirían al equipo el miércoles, Alfonso, Eduardo y Lola.
La salida se retrasó del jueves a las 17 al viernes a las 9, así que tuvimos tiempo de recorrer algo por Denia, yo estuve viendo pisos, y sobretodo…. comer, tapear, copear y descansar.
Tema intendencia, malo, malo, en el sitio mejor para las duchas el agua caliente lo cortaban con el horario de oficina y sin avisar.
Salida para Ibiza, cero viento, más de un roce entre barcos, unos peores q otros, y yo en el baño en el preciso momento de la partida.
Tras horas de intentos por avanzar a una velocidad mínimamente digna, votamos y abandonamos por práctica unanimidad, solo yo quería seguir en plan cero millas a la hora, arriesgando a que nos pillara uno de los temporales esperados en esta Semana Santa por la zona.
Así que metimos motor como una gran mayoría de participantes y nos descalificamos, para llegar a una hora prudente a San Antonio, en Ibiza, y poder cenar en Villa Mercedes, un sitio muy bonito donde se cena bien, cómodo y a precio madrileño.
Cayó alguna copa, pero el cansancio del día se acusaba y nos fuimos relativamente pronto a dormir, Eduardo, Alfonso y yo estuvimos levantando un ratito los brazos en un bar de copas con música en directo donde fiché a un camarero macizorro..
Sábado alquilamos Furgo Fiat, conmigo de fitipaldi al volante y los pasajeros lógicamente acobardados, partimos a Ibiza capi, donde recorrimos el casco antigüo, comimos en terracita e hicimos alguna compra, para volver a San Antonio con tiempo de asistir al pedazo buffet en gigante sitio, del cual no recuerdo el nombre, donde pusieron una paella estupenda para cenar pero q ya no nos entraba entre pecho y espalda.
Repetimos copa en el local del día anterior y a eso de la una o así, el capi dijo q o salíamos en ese preciso instante o nos veriámos atrapados por el temporal q se avecinaba y no sabía por cuanto tiempo….
Así que cortada de rollo, foto con el macizo y despedida de Ibiza, organizamos los turnos, demostramos lo paquetes q somos al hacer un nudo en la mayor, antes incluso de salir de puerto, y afrontamos la noche con cansancio pero optimismo.
A ratos vela, a ratos motor, 6,5 nudos de media, la lengua de la tormenta nos siguió toda la noche de cerca sin adelantarnos, aún comimos en ruta con mejor tiempo en compañía de las gaviotas ya muy cerca de Alicante. En días anteriores vimos delfines..
LLegamos a Alicante a eso de las cuatro, y cada uno fue tirando para su casa, despedidas, unos a por coche a El Campello, otros a Denia, fin de fiesta!!
Un gusto la tripulación con la que me sentí arropada y como en familia toda la travesía..
Aquí las fotos.

Anuncios